"Enfermedades Infecciosas."

AUTOR: Ko W, Adal K, et al.

CITA: Clínicas Médicas de Norteamérica: 927-956, 1998

MICRO: Reseña de las infecciones de la piel y de su tratamiento específico.

RESUMEN

Infecciones bacterianas

El pioderma bacteriano es causado por Staphylococcus aureus y Streptococcus pyogenes y se presenta con mayor frecuencia entre drogadictos, hemofílicos y diabéticos. La higiene es un elemento crucial en el origen y tratamiento, que debe iniciarse con dicloxacilina, cefalexina, eritromicina y clindamicina.

El impétigo es la infección más común en niños y se caracteriza por vesículas que dejan una costra melisérica. La forma ampollosa se ubica preferentemente en narinas pero puede colonizar el periné, las axilas y la vagina. En los comienzos puede simular un herpes simple, pero suele progresar a la celulitis. El tratamiento consiste en ungüento de mupirocina al 2%, 3 veces al día durante 7 días o bien bacitracina, también en forma tópica. El empleo de solución yodada o clorhexidina, junto con el tratamiento anterior, debe tenerse en cuenta en axilas y periné para evitar la colonización en dichos sitios.

La foliculitis es una infección superficial de los folículos pilosos, localizada principalmente en la barba, la porción superior de la espalda, el tórax, los glúteos y los brazos. Los 2 principales agentes etiológicos son el S. Aureus y la Pseudomona aeruginosa . Cuando la afección está localizada, basta con el tratamiento tópico pero cuando es extensa o presenta un gran componente inflamatorio se recomienda antibioticoterapia sistémica.

Los forúnculos, infecciones profundas del folículo piloso que al confluir dan lugar al ántrax, suelen localizarse, predominantemente, en áreas húmedas del cabello o en las extremidades. Obesidad, diabetes y uso de esteroides constituyen factores de riesgo. El ántrax implica un cuadro tóxico importante, con fiebre y hasta hemocultivos positivos. El uso de soluciones yodadas, drenajes de nódulos fluctuantes y antibióticos sistémicos componen el enfoque terapéutico necesario para resolver el cuadro.

El ectima es similar al impétigo pero con extensión hacia la profundidad. A veces se presenta como úlceras excavadas con costras necróticas o como vesículas o pústulas. Las piernas suelen ser la localización más común y los agentes etiológicos implicados incluyen al S. Aureus y al S. pyogenes . Los antiestafilocócicos orales, junto con la práctica de drenajes y debridamiento, constituyen el tratamiento de elección.

Las erisipelas se presentan como placas rojas que progresan rápidamente, bien delimitadas y dolorosas. Casi siempre se acompañan por adenopatías regionales y son más frecuentes en niños y ancianos. Los factores predisponentes son el éstasis venoso, la diabetes, el alcoholismo, el síndrome nefrótico y las obstrucciones linfáticas crónicas. El tratamiento básico es la penicilina (250-500 mg por vía oral), 4 veces al día. En los casos en los que se halla en la cara o se presenta en forma más extensa, se requieren antibióticos por vía parenteral.

La celulitis compromete al tejido subcutáneo; se inicia como una placa hipersensible, que se extiende por vía linfática provocando adenopatías, abscesos y bacteriemia. Los antiestafilocócicos orales resultan la terapéutica más indicada pero en caso de sujetos inmunosuprimidos se requieren agentes eficaces frente a Gram negativos u hongos.

En la fascitis necrotizante están comprometidos el tejido celular subcutáneo y las aponeurosis. El principal causante es el S. pyogenes pero pueden actuar también otros estreptococos. Tras un inicio de presentación ampollar, sobreviene la gangrena en un plazo de 48 a 72 horas y la mortalidad puede alcanzar hasta casi el 70% de los casos. Es un cuadro quirúrgico, ya que se requiere del debridamiento inmediato, fasciotomía y descompresión para prevenir la mionecrosis. En casos graves, hasta puede ser necesaria la amputación.

La sífilis presenta 4 etapas (primaria, secundaria, latente y terciaria). La sífilis primaria, cuya manifestación típica es el chancro, al no ser tratada evoluciona a la forma secundaria, que cursa con síntomas generales, adenopatías y una profusión de manifestaciones cutáneas diversas, más marcadas en individuos inmunosuprimidos. En la sífilis tardía, los elementos distintivos son los gomas, que pueden simular sarcoidosis o infecciones micóticas subcutáneas. La serología, que se torna positiva a partir de la primera semana posterior a la aparición del chancro, constituye el elemento crucial para el diagnóstico. La penicilina continúa siendo el tratamiento de elección.

Causada por la Borrelia burgdorferi y transmitida por chinches, la enfermedad de Lyme es frecuente en el noroeste estadounidense. Se trata de un eritema crónico migratorio, a punto de partida de la picadura de la chinche y la inoculación del germen. Tiende a resolverse en 3-4 semanas pero puede presentar manifestaciones cardíacas, neurológicas y articulares. La profilaxis consiste en tomar recaudos de protección en zonas boscosas; la terapéutica indicada se basa en el empleo de doxicilina, amoxicilina o cefuroxima.

Infestaciones

La escabiosis se transmite por contacto directo, afecta por igual a individuos de todas las edades y se relaciona con hacinamiento. El prurito es el síntoma distintivo y las lesiones dérmicas consisten en pápulas de localización interdigital, genitales, glúteos y mamas. Son lineales, serpiginosas y pueden presentarse cambios secundarios como impétigo o eccema. El diagnóstico se fundamenta en la identificación del parásito, los huevos o las heces y el tratamiento ideal es la crema de permetrina al 5%. Otra alternativa es la loción de lindamo al 1%. Ambos agentes deben emplearse en todo el cuerpo, salvo la cabeza, durante la noche y acompañarse por higiene de la ropa y prendas en contacto con el paciente. La ivermectina es un nuevo agente empleado en individuos inmunodeficientes, que se administra en una dosis única de 200 µg/kg.

La pediculosis puede responder al Pediculus capitis, humanus corpiris o pubis . El piojo del cuerpo es un vector del tifus epidémico, de la fiebre de las trincheras y de la fiebre recurrente. El síntoma capital es el prurito y la comezón lleva a impetiginización secundaria. Mientras que el piojo de la cabeza es más común en niños y se transmite por proximidad o por compartir peines, el del pubis se vincula estrechamente con el contacto sexual. Para el piojo corporal, la mejor terapéutica es el empleo de un escabicida. Para el caso de la pediculosis, conviene la permetrina al 1%, acompañada de la extracción mecánica de liendres y parásitos muertos.

Infecciones por hongos y levaduras

Las dermatofitosis son infecciones micóticas localizadas en tejidos queratinizados, cabellos y uñas. Las especies de Trichophyton se encuentran en el suelo, animales y en el hombre. La localización en la cabeza da lugar a la tiña, caracterizada por áreas circunscriptas de alopecia. También puede ubicarse, siempre en forma de placa, en la mano, el tronco y la cara. La forma más común es la tiña del pie, muy pruginosa con formación de ampollas. La onicomicosis, por una parte, se presenta como engrosamiento ungueal y coloración grisácea del lecho de la uña. La mayoría de las dermatofitosis se resuelven con tratamiento antimicótico tópico pero la onicomicosis, la tiña de la cabeza y las dermatofitosis extensas suelen requerir antimicóticos orales.

La candidiasis cutánea es común en ancianos, diabéticos e inmunosuprimidos; también en embarazadas y en quienes reciben tratamientos antibióticos. El desarrollo de candidiasis requiere un terreno predispuesto. Sólo en casos de enfermedad grave es necesario el uso de antimicóticos sistémicos, ya que los restantes casos se resuelven con preparados de uso tópico o en suspensión. La higiene diaria, la aireación de las zonas afectadas y la erradicación de los factores condicionantes son el elemento central de la terapéutica.

La pitiriasis versicolor provoca placas hipo o hiperpigmentadas, con descamación fina. La loción de sulfuro de selenio al 2.5% es el principal tratamiento, aunque los imidazoles pueden ser alternativas.

Infecciones virales

Las infecciones por virus del herpes simple (HS) tipo 1 y 2 se caracterizan por vesículas agrupadas sobre un fondo de piel enrojecida. La evolución de estos elementos es a costras y cicatrizan al cabo de 10 a 14 días del inicio. El contagio se produce de manera directa y persiste hasta la formación de costras. Luego de la infección, el virus se mantiene en estado quiescente en el ganglio de la raíz dorsal correspondiente y se reactiva frente a diversos estímulos. Una forma especialmente recurrente y dolorosa es el herpes labial y las infecciones genitales o proctológicas suelen estar provocadas por el virus tipo 2. Las 2 alternativas terapéuticas son el aciclovir (200 mg 5 veces al día) o el valaciclovir (1 g 2 veces al día) ambos durante 10 días. Los sujetos con inmunosupresión requieren dosis más elevadas para la infección inicial y en casos de resistencia puede emplearse el foscarnet. El tratamiento supresor se justifica cuando existen 5 o más recurrencias al año, pero periódicamente debe reevaluarse.

El virus de la varicela-zoster (VVZ) es el causante de la varicela y el herpes zoster (HZ). El caso de la varicela suele ser de naturaleza polimórfica y la cicatrización concluye en 2 semanas. El HZ es una reactivación en un solo dermátomo. El dolor lacerante es el síntoma más prominente; luego aparecen las vesículas. Las manifestaciones más graves las constituyen el compromiso de la rama oftálmica del trigémino y de los nervios facial y auditivo. Además del aislamiento, la medidas locales para reducir el prurito, el tratamiento con aciclovir es eficaz en sujetos con deterioro inmunológico. En el caso del HZ, el uso de antivirales cono el aciclovir, famciclovir y valciclovir está indicado aun antes de que sobrevenga el compromiso cutáneo.

La roseola infantil (exantema súbito) sobreviene en el 33% de los niños entre los 3 meses y los 3 años de vida. Se inicia con fiebre, exantema y máculas o pápulas que pueden simular rubeola. El tratamiento es sólo sintomático y no es necesario aislamiento.

La glosopeda, provocada por Coxsakie A16 y enterovirus 71, es una enfermedad vesicular, autolimitada, que se presenta con máculas rojas en el paladar, lengua y mucosa bucal, que progresan a vesículas y erosiones con halo inflamatorio. También puede haber afectación de la manos y los pies, casi siempre dolorosas. El tratamiento de esta virosis es exclusivamente sintomático.

La transmisión de las verrugas, causadas por el papilomavirus humano, se facilita por la existencia de efracciones en la superficie cutánea. Ciertas formas localizadas en el cuello uterino se consideran correlacionadas con el carcinoma escamoso. El tratamiento incluye crioterapia, electrodesecación, y aplicación de ácido tricloroacético, podofilina o cantaridina. En casos difíciles, se recomienda láser o crema imiquimod u otros agentes intralesionales (bleomicina o interferón a). Los condilomas requieren recomendaciones acerca del contagio sexual y exámenes de la pareja del afectado.

El molusco contagioso es una afección benigna causada por poxvirus. Salvo en el caso de sujetos con infección por HIV las lesiones involucionan en forma espontánea, sobre todo en niños. En los adultos, puede estar indicado el tratamiento con raspado, la crioterapia y el láser.

El eritema infeccioso (quinta enfermedad) es un exantema de la infancia que se inicia en la cara y sigue por el tronco y las extremidades. La infección por parvovirus B19 en adultos ocasiona artritis aguda sin exantema. La terapéutica consiste en medidas de sostén clínico, monitoreo en sujetos con anemia hemolítica crónica e inmunoglobulina intravenosa en el caso de sujetos imunosuprimidos.

El sarampión es una virosis en retroceso epidemiológico desde el advenimiento de la vacuna. Al cuadro catarral inicial y al enantema, lo sigue el clásico exantema, parecido a la rubeola. Se deben tener en cuenta las complicaciones de tipo neurológico. El tratamiento es el de sostén clínico, el aislamiento para evitar contagio y el complemento de vitamina A.

Redactor Ejecutivo : Dra. Velia Lobbe

Sociedad Iberoamericana de Información Científica

Ref : INET , SAMET , DERMA , CLMED , INFECTO

Fuente: www.bago.com
 
     
 
Menu
 
Principal - Congresos - Conferencias - Ciencias - Disciplinas - Profesionales - Instituciones - Libros - Noticias - Investigaciones - Cursos - Turismo - Links
DiproRed
Difusión de Profesionales en Medicina Interdisciplinaria
Buenos Aires - Argentina
DiproRed@DiproRedInter.com.ar